¡Buenos días familia! ¿Cómo lleváis la semana? Hoy os traigo al blog una sesión familiar que realizamos hace unos días. Ellos son Carolina, Víctor y su pequeña Emma. Nos conocimos hace años en la boda de sus mejores amigos, y fueron precisamente ellos quienes les regalaron esta sesión. Ya me habían avisado de que Emma era un espectáculo, pero cuando la conocí descubrí que era totalmente cierto. Pura alegría, se pasó toda la sesión sonriendo y haciendo carantoñas a sus padres, que se les cae la baba con ella (¡y no es para menos!). Lo único que no le hacía demasiada gracias era el tema del gorrito, pero bueno, conseguimos “engañarla” un poco para poder hacerle alguna foto con él.

La luz era preciosa ese día y me inspiró para darle un toque un poco diferente a la edición, más suave, más sutil, con menos contraste. El resultado fueron unas fotos llenas de emoción, risas y mucho mucho amor. Familia, mil gracias por confiar en mí y por vuestro cariño. ¡Espero que sea la primera de muchas más ocasiones juntos!